El Jardín de Elbe

Consejos sobre el cuidado de plantas y flores
Sin categoría

AZAFRÁN, el oro rojo

Llamada “ La rosa del azafrán “ los crocus son familia de las Iriáceas se reproducen por bulbos, flores muy vistosas de color lila, en el centro tres “ estigmas “ o hebras de azafrán y el color amarillo de los estambres.

Parece que ya era conocida en Asia Menor antes de C. Y cuenta la historia que en Egipto y en la Grecia clásica ya lo utilizaban por sus propiedades: aromáticas, afrodisiacas y para conciliar el sueño.

En el oeste de la región del Mar Negro de Turquía está la ciudad de “ Safranbolu “ casas turcas tradicionales de madera y calles empedradas protegidas por la Unesco. Se sabe que en la antigüedad se la conoció como Paflagonia.

Es en esta región que da nombre a la ciudad de Safranbolu que significa: Azafrán cuantioso donde se recogen curiosamente en el otoño las flores del Crocus Sativus, este género cuenta con unas 80 especies aproximadamente, la mitad de ellas se encuentran localizadas en Europa. Francia, Irán, Marruecos, España, Grecia, Turquía y Cachemira se encuentran entre sus principales productores.

En España el que mejor calidad posee se encuentra en La Mancha.

La flor del azafrán hay que recogerla a primeras horas de la mañana, conviene que las flores estén cerradas para que no entren insectos y no se alteren sus aromas, recolección que se hace totalmente a mano para después con mucho cuidado retirar los 3 estigmas de forma de trompeta que tiene la flor, lo demás no tiene valor. Hay que tener en cuenta que para conseguir 1Kg de azafrán son necesarias 150.000 flores aproximadamente, de ahí que es la especia más cara del mundo.

Parece ser que fueron los árabes los que la introdujeron su cultivo en España, era un condimento indispensable en la gastronomía hispanoárabe del momento, también en Gran Bretaña durante la Edad Media tuvo mucho auge y prosperidad y sabemos que durante el Renacimiento valía más que el oro, de ahí la denominación de oro rojo.

Si nos vamos a la gastronomía su uso es imprescindible en numerosos países de nuestro entorno, en Italia con su famoso rissotto, aquí con la famosa paella valenciana donde no puede faltar, países como La India, Arabia Saudí o Suecia.

Los que saben como usarlo aconsejan como se debe de utilizar. Se compra molido o en hebras. Si se usa molido se disuelve en un poco de caldo o agua para sacarle todo el potencial y se añade al guiso y si usamos las hebras es mejor tostarlas un poco en una sartén sin que se quemen, los filamentos se quedan quebradizos, se machacan en un mortero, se añade al caldo y de esta manera aporta mucho más sabor y color a la comida.