El Jardín de Elbe

Consejos sobre el cuidado de plantas y flores
especias VIOLETAS

VIOLETAS, de nuevo

El mundo de las especias es tan amplio que se conocen unas 100, algunas son muy antiguas y se pierde su uso en la noche de los tiempos, de todas estas maravillas de la naturaleza se usan desde sus raíces a las hojas y flores, a Europa la mayoría las trajeron con el descubrimiento de América y cultivadas en principio en los monasterios y castillos hasta que su uso se hizo más popular, durante la Edad Media fueron muy importantes para curar diferentes enfermedades y en la cocina para aromatizar y dar sabor a los alimentos.
Alguien dijo que cuando salimos al campo, solo hay que mirar hacia la tierra y observar las plantas que tenemos a nuestros pies, ahí está parte de la sabiduría.
Una de estas aunque nos parezca extraño es la Violeta común ( Viola odorata ) esta sencilla flor morada tiene un aroma dulce, anuncia la primavera y es muy apreciada desde tiempos inmemoriales. Durante los siglos XV y XVI alcanzaron su mayor popularidad en la cocina, se cocían en miel, se remojaban con aceite y con ellas se preparaba añadiendo almendras una especie de mazapán.
 
 También se cuenta que en tiempos de la reina Victoria las violetas se pusieron de moda caramelizadas como golosina
 
La violeta es una planta herbácea de 10 a 25 centímetros de altura, hojas verdes acorazonadas y pequeñas flores de vivo color.

Las pequeñas violetas caramelizadas son todavía hoy un ingrediente esencial de las tartas clásicas de la gastronomía francesa y en la nueva cocina se están volviendo a utilizarlas para ensaladas, en salsas o para acompañar productos de repostería a la hora de decorar los platos.