El Jardín de Elbe

Consejos sobre el cuidado de plantas y flores
Sin categoría

TÉ DEL PUERTO ( Syderitis hyssopifolia )

Crece en los pastizales de la alta montaña en la cordillera Cantábrica, y en Castilla y León, así mismo se pueden ver desde España hasta Italia. En algunos lugares está prohibido cogerlas en estado silvestre y están catalogadas como especies protegidas.

En Cantabria se la conoce como: Té de montaña, té de roca o té de los Picos de Europa, es familia de las labiadas crece en forma de matas que no superan los 60cm de altura, es una planta leñosa de hojas ovaladas y estrechas que cuando florece tiene unas en forma de espigas. La época de recolección va desde abril hasta agosto, es una planta que adora el sol, soporta mal la sombra tolerando bien las variaciones de temperatura y la sequedad moderada del suelo. Crece desde el nivel del mar hasta alturas de más de mil novecientos metros.

De las plantas, se utilizan las partes aéreas frescas y secas, en la zona de Liébana lo preparan poniendo un cazo o tetera con agua a calentar sin que llegue a hervir, las hierbas y el chorro de orujo de Potes ( Cantabria ) dejándolo reposar unos minutos, añadir azúcar, sacarina o nada a gusto de cada uno y tomarlo.

Como planta medicinal tiene cantidad de indicaciones: digestivas, antimicrobiana, analgésicas, antivíricas, antialérgicas, hemaprotectora, antiulcerosa, antiinflamatoria, antitrombótica, además es buena para la ansiedad, osteoporosis, alergias respiratorias, garganta y tos, facilita la curación de heridas, favorece los niveles de azúcar en sangre.

En algunos casos también se hacen emplastos, se maceran para obtener sus aceites y se elaboran cremas y tónicos para cosmética por sus propiedades antioxidantes y regeneradoras de la piel.

En el norte de España se la conoce en el medio rural como planta medicinal y se viene utilizando en la medicina popular en infusiones, tintura y digestiva, en problemas de diarreas etc y por su agradable aroma. Esta planta fue descrita por el botánico y naturalista sueco Carlos Linneo y publicada en Species Plantarum. Conocida desde la antigüedad por los griegos Dioscórides y Teofrasto por sus cualidades curativas en heridas causadas por las batallas en las guerras.

Estas interesantes hierbas medicinales las encontramos en Castro-Urdiales, preguntad por donde se va a la correría, no hay pérdida porque está en los soportales del puerto, junto a su bahía, allí entre productos típicos de Cantabria, vamos a encontrar estas hierbas, La Sirenuca se llama la tienda, encontraréis a José Luis, simpático y un excelente profesional.