El Jardín de Elbe

Consejos sobre el cuidado de plantas y flores
Sin categoría

Las fases de la luna y su importancia

Desde sus orígenes el hombre ha mirado al cielo a la hora de cultivar la tierra, se sabe que cuando la luna crece el nivel del mar crece y disminuye en la fase decreciente. El hombre del campo sabe cuando debe plantar o sembrar así como las podas o recogidas de los frutos.

Y parece que el zodiaco y sus signos también tienen que ver.

Aries, Leo y Sagitario son signos de FUEGO, estos son buenos para el cultivo, se benefician del calor.

Virgo, Capricornio y tauro son signos de TIERRA, estos parece que estimulan el desarrollo de raíces en las hortalizas como, las cebollas, zanahorias y nabos.

Acuario, géminis y libra son signos de AIRE, estos son propicios para todos los cultivos, especialmente los de flor.

Piscis, cáncer y escorpio son signos de AGUA y son adecuados para cultivar hortalizas tiernas: calabacines, lechugas y manzanas.

Con luna menguante se aconseja sembrar o plantar lo que se desarrolla bajo tierra, cebollas, nabos o zanahorias y en el jardín los tubérculos, bulbos … y con luna creciente lo que crece lejos del suelo, legumbres, berenjenas, tomates, calabacines y en el jardín rosales y trepadoras.

Tareas para hacer:

Luna nueva

Quitar las hojas marchitas, abonar y arar o preparar la tierra, eliminar hierbas malas, sembrar césped en tiempo lluvioso y plantar árboles de hoja redonda.

Cuarto creciente

Esta es la fase más propicia para cultivar en terrenos arenosos, limpiar las hojas, podar, abonar y plantar cualquier variedad de plantas de flor, ya que en esta etapa crecen muy rápido. Durante esta etapa mejor no regar.

Cuarto menguante

Es un buen momento para abonar con estiércol, es la mejor fase para hacer trasplantes y limpiar de hierbas e insectos la tierra. Regar las plantas de flor por debajo.

Luna llena

En esta fase es un buen momento para fertilizar y regar.

Las rosas hasta el final nos ofrece belleza para la vista, aromas increíbles y con sus pétalos se elabora el mejor tónico para la piel.

La destilación con pétalos de rosa fue introducido en Occidente por los árabes en el siglo X, más tarde los franceses comienzan a elaborarlo.

Los colores de pétalos que mejor fragancia aportan son los rojos y rosas, frescas y limpias, se ponen en un cazo con agua destilada que se puede comprar en supermercados o farmacias, se agregan los pétalos y cuando comienza a hervir se baja la temperatura, se tapa el cazo y se deja que se vaya mezclando unos 10 minutos más. Se deja reposar una hora y se filtra, seguido se llena una botella que cierre bien y al frigorífico, así se usa cómo tónico.